• Entrevista con Diego Borisonik y Lucía Bocca, Director y Coordinadora, respectivamente, de Políticas Integrales de Diversidad Sexual de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de Argentina.

En febrero de este año, la Secretaría de Inclusión Social de El Salvador (SIS), a través de la Dirección de Diversidad Sexual y la Dirección de Políticas Integrales de Diversidad Sexual de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de Argentina, realizaron una serie de jornadas en las que analizaron el avance de las políticas públicas en materia de promoción y respeto de los derechos humanos de la población de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales (LGBTI) en ambos países. En dicha oportunidad aprovechamos de conversar con Diego Borisonik y con Lucía Bocca para que nos hablaran del trabajo que desarrollan en dicha nación del cono sur. A continuación presentamos la entrevista.

¿En el marco de temas de seguridad y respeto de los derechos humanos de las personas LGBTI, ¿cuál es la mejor experiencia que han tenido y en qué se ha avanzado en este tema en Argentina?

Diego Borisonik: Para nosotros, lo importante tiene que ver obviamente con que tenemos un marco normativo como la  ley de identidad de género, la ley del matrimonio igualitario, tenemos también el Instituto contra la Discriminación, la Secretaría de Derechos Humanos y las políticas en materia de protección y promoción, y un trabajo conjunto con el Ministerio de Seguridad y con el Sistema Penitenciario Federal que pertenece también al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la nación. En este sentido, y en este trabajo que se viene llevando a cabo, lo principal es avanzar no solo en la difusión de las leyes en materia de diversidad sexual, sino que lograr comprender la justeza de dichas leyes.

Existen cursos y capacitaciones especiales en materia de diversidad sexual y derechos humanos con las fuerzas de seguridad, con el sistema penitenciario, y justamente, parte de estos cursos se dan en lo que tiene que ver con los cadetes, aquellas personas que van a ingresar a las fuerzas o aquellas personas que requieren de un ascenso para poder trabajar en la temática.

Y en los aspectos del sistema penitenciario, destacamos que, por ejemplo en Argentina, también tenemos la experiencia con mujeres trans, en función del trato digno y de su identidad de género, que se encuentran privadas de libertad, por alguna situación de delito, tenemos un pabellón dentro del sistema carcelario que es para las mujeres trans. Es decir, a las mujeres trans se les respeta y esto también marca un poco el respeto al trato y trabajar siempre a nivel de todas las provincias y, tanto con el Ministerio de Seguridad como con el sistema penitenciario, en lo que es el trato digno hacia  la población LGBTI y el trato digno en función de nuestras leyes hacia la población trans en  particular.

En El Salvador se ha realizado, por ejemplo, la entrega de Protocolos de Atención para Personas LGBTI al sistema penitenciario y también un Manual Autoformativo a organismos de seguridad pública, ¿Hay algo similar en Argentina?

Lucía Bocca: Nosotros tenemos protocolos de actuación y obviamente las capacitaciones, porque verdaderamente nunca nos enseñaron sobre diversidad sexual, entonces a veces la gente tiene temor de plantear el desconocimiento porque muchas de las bases de las situaciones de violencia se generan por el principio de la ignorancia. Ahora es momento de trabajar con las fuerzas de seguridad por los altos índices de violencia institucional que se generan. Nosotros en nuestro país lo tenemos, y es ahí donde hay que poner el acento, empezar a abordar porque está todo atravesado por prejuicios, mitos, preconcepciones, y me parece que hay que desandar ese camino. Eso es lo que nosotros planteamos, está la ley pero hay que darse el trabajo profundo de  dar el cambio cultural, el cambio cultural es esta cercanía, el encuentro, la capacitación, ir más allá de los protocolos y manuales. 

Después de haber conocido la  situación de la población LGBTI en El Salvador, ¿Qué creen ustedes que se puede replicar de lo que se está haciendo en Argentina?

Diego Borisonik: Por ejemplo, se puede replicar el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo. Ya vienen llevando a cabo desde la Dirección de Diversidad Sexual aspectos que tienen que ver con la capacitación, creo que también es importante seguir y continuar con los espacios que llevan a cabo la Dirección de Diversidad Sexual con la sociedad civil. Creo que lo más importante es lograr entender que cuando hablamos de políticas de diversidad sexual y de derechos humanos se entienda que esas políticas son políticas de Estado, creo que eso es lo importante y esta es la capacidad que se tiene en Argentina hoy de poder comprender que las políticas en materia de diversidad sexual son políticas de Estado.

Lucía Bocca: Son políticas de Estado y son políticas de derechos humanos y por eso no se puede dar un paso atrás. Y justamente, está el proceso legislativo, pero en principio, darle base a la institucionalidad de los espacios para la diversidad sexual en el contexto de entender la agenda ampliada de derechos humanos.

Diego Borisonik: Y también para eso es importante generar mesas de trabajo. En Argentina tenemos una mesa federal, una mesa interministerial, una mesa intersectorial, y esos espacios también que tengan institucionalidad. Y las mesas federales, en este caso sería con los departamentos, que comiencen a trabajar para lograr también funcionarios y funcionarias en materia de diversidad sexual en cada uno de los departamentos que juntos con el Estado nacional puedan trabajar en las políticas públicas para poder llegar a todo el territorio de manera más rápida y más efectiva para con la población.